Volvemos un día más con una nueva ficha de plantas que seguro te gustará.

Nuestros protagonistas de hoy son los tagetes, unas especies con flores de color amarillo o naranja capaces de iluminar y dar vida a cualquier hogar o jardín. En la actualidad, se suelen usar en huertos de tomates, berenjenas o lechugas.

¿Quieres saber cuáles son sus características?

Si es así, te interesa seguir leyendo, pues en este artículo te enseñaremos qué son los tagetes y cuáles son sus características más destacadas.

¿Empezamos?

¿Qué son los tagetes?

Los tagetes, también conocidos como claveles chinos, son plantas llamativas que destacan por sus preciosas flores . Éstas se desarrollan durante todo el verano.

Sus flores son muy coloridas, pudiendo adaptar una tonalidad amarilla o naranja. Además, desprenden un olor intenso y agradable.

Su popularidad va ganando importancia con el paso del tiempo y ahora, los tagetes decoran jardines y estancias interiores.

Existen más de 50 especies de esta planta pero, hay cuatro grandes tipos de tagetes:

  • Tagetes erecta: presenta un tallo erguido, ramificado y capaz de alcanzar el metro de altura. Sus flores son de mayor tamaño y tienen una tonalidad más intensa. Se suele plantar para formar macizos y permite un cultivo en maceta.
  • Tagetes patula: planta pequeña, con hojas que se desarrollan de forma alterna a lo largo del tallo. Sus flores están más dispersas y tienen una mayor variedad de colores (incluso las hay jaspeadas). Se usan en arrietes, macizos y bordes.
  • Tagetes tenuifolia: se caracteriza porque contar con ramas finas, una clara diferencia respecto a los dos anteriores. Sus flores perfumadas son carmín y oro.
  • Tagetes lucida: puede llegar a los ochenta centímetros de altura y sus flores destacan por su color dorado con toques naranjas y marrones. Muy usada para preparar infusiones.

Uso vinculado al huerto

Los tagetes, al igual que la caléndula, son plantas muy relacionadas con el huerto. ¿Por qué? En la actualidad se emplean para ahuyentar a los gusanos que comen la verdura.

Este tipo de vegetación se la considera un repelente natural de insectos. Su exudado nematicida la hacen perfecta para combatir el ataque de este tipo de organismos tan molestos y que causan tantos daños en el huerto.

Para situarlos correctamente, debemos colocarlos a unos treinta centímetros de separación entre ellos: dos tagetes cada seis o siete plantas de nuestro huerto.

Cuidados del tagete

Los tagetes son un sencillos de cultivar y mantener. Tan sólo debes tener en cuenta aspectos como la ubicación, el riego o el abonado.

Ubicación de plantación

Si has decidido ubicar tagetes en el interior de tu casa, debes colocar la maceta cerca de una ventana iluminada.

Por el contrario, si los quieres colocar en exterior, ubícalos en un lugar con mucha luz natural. Asegúrate que los rayos no le incidan directamente durante mucho tiempo, pues el sol puede quemar sus hojas y sus flores.

Los tagetes son plantas que agradecen mucho la iluminación y cuanta más luz recibe más florecerá.

La siembra debe ser a partir de marzo si decidimos situarla en el interior de nuestro hogar. Sin embargo, si vamos a situarla en el exterior, la siembra se realizará en abril.

El tagete soporta altas temperaturas y se adapta a cualquier tipo de suelo.

Riego abundante

El hecho de que sus raíces sean muy densas y compactas, hace que los tagetes no retengan mucha agua. Esto, provoca que necesite abundante agua. Lo recomendado es regarlos 3 veces a la semana.

Si ves que tu planta está inclinada y algo mustia, riégala.

Abonado líquido

Si tu planta está en interior, el abono que hay que utilizar es un abono líquido para plantas con flor y este proceso debemos hacerlo de semana en semana.

El abonado en el exterior de forma quincenal será más que suficiente.

Poda solo si es necesario

Normalmente la poda en este tipo de flor no se suele realizar, solo eliminaremos las partes que se marchiten. Haremos un mantenimiento si es necesario para favorecer que brote nuevas flores.

Plagas que afectan a los tagetes

  • Trips: insecto pequeño de color marrón o negro que se alimenta de la planta y la deforma.
  • Araña roja: ácaro que causa las decoloraciones de las hojas.
  • Mosca blanca: insecto que se alimenta de la savia del tagete y lo debilita por completo.
  • Minador: insecto que vive en el interior del tejido de las hojas y las come para extraer su savia. Hace agujeros redondos.
  • Orugas: larva que se alimenta de las hojas del tagete.

Y hasta aquí el artículo de hoy. Ahora ya puedes incorporar a tu huerto o jardín los tagetes.

¡Nos vemos en la próxima entrega!

Características y cultivo de una especie.

ver más Fichas

¡Comparte este artículo!